Un actor de éxito bajo la portería

0
Ginés García Millán

En la forma de atrapar el balón, en las maneras de ejecutar una palomita o de colocarse la gorra. Lo llevaba ya en la sangre. Cuando interpretaba a Gene Kelly en ‘Cantando bajo la lluvia’ cruzando las calles cercanas al Viejo Estadio Zorrilla atiborradas de charcos, o cuando, por las noches se ponía en el magnetófono las cintas grabadas de Jesús Quintero ‘El Loco de la Colina’ con sus preguntas, sus silencios y su voz sobria e inconfundible. Ginés García Millán fue antes que un excelente actor un más que aceptable portero que defendió los colores del Valladolid juvenil y Promesas y compartió vestuario entre otros con Fonseca, Juan Carlos Rodríguez, Juanjo Aragón o el también guardameta Rodri.

A las órdenes primero de Santi Llorente en el juvenil llegó de la mano de Ramón Martínez un chiquito de Murcia, de Puerto Lumbreras, para pugnar por un puesto de portero en el filial. Sus padres, con un negocio hotelero en esa villa murciana donde paraban a comer y dormir muchos equipos de las diferentes ligas nacionales, habían permitido que Ginés arraigara una gran afición al fútbol y al F.C. Barcelona.

Así aterrizó en Valladolid y compartió piso, como antes hacían todos los futbolistas de fuera, con Juan Carlos, Dibuja o Rodri en una casa que el club les ponía a su disposición de personas de confianza. Allí comenzó a intentar labrarse provecho, llegó a acudir una vez convocado con la selección juvenil española, pero pronto se dio cuenta que eso no era realmente lo suyo.

Fue el entonces entrenador del Promesas Javier Yepes el que le cortó su trayectoria deportiva: “Tenía buenas condiciones, pero cuando fue el momento de dar el salto definitivo no se concretó su pase a empresas superiores”. Lo cierto es que Ginés tenía una sensibilidad especial. Acudía a las concentraciones y viajes con libros y en cualquier momento aprovechaba para sacar su vena de actor. Junto al desaparecido Pacios, los dos eran los que llevaban la voz cantante. Imitaban, hacían bromas y se ocupaban de distraer a la expedición en los largos desplazamientos. Tal vez Yepes, visto lo visto, más bien le recondujo hacia lo que realmente se le daba bien a García Millán: la interpretación. Esa sí que era su verdadera pasión y donde encontraría su sitio. Así, en el último año, aprovechó para estudiar el acceso a la universidad, comenzar la licenciatura de Historia primero en Valladolid y luego Arte Dramático ya en Madrid. Los que le conocieron bien manifiestan no saber cómo se las ingeniaba pero en su estancia en la ciudad del Pisuerga tampoco se perdía una película de la Seminci. Era asiduo.

De izquierda a derecha y de arriba abajo posan Rodri, Mario, Buhigues, Arranz Miranda, Julio, Pacios, San Juan, Bayón, Senovilla, Fonseca, Juan Carlos, Honorio, Monzón y Ginés García Millán, en el campo del Mérida

La fotografía que se adjunta en el reportaje fue tomada con motivo de un torneo que disputó el Real Valladolid juvenil en Mérida. El cuadro vallisoletano se impuso en la tanda de penaltis con una actuación muy destacada de Ginés García Millán que, además, fue capaz de dar un pase de gol a Goyo Fonseca tras un saque de puerta y remate de volea del futbolista de La Seca. Hasta tal punto que la prensa del día siguiente titulaba la información como el ‘Héroe de Mérida’, refiriéndose a la actuación del cancerbero.

Ginés pasó tres magníficos años en Valladolid. Aquí se casó, de aquí es su hijo y aquí ha hecho grandes amigos como Lera, futbolista del Promesas con el que un día después de entrenarse juntos decidieron acudir con su Opel rojo a ver el mar a Santander. Ver el Cantábrico… y volver ya que al día siguiente había cita pronto muy de mañana. Cosas de los 18 años.

“Me hubiera encantado jugar en Primera división y creo que tenía condiciones, pero ya desde pequeño lo que más me tiraba era la interpretación”, comenta años después Ginés desde Lisboa donde está grabando su última película. Y es que cine, teatro o televisión, el murciano ha hecho todos los palos. Pero antes de ser el presidente Adolfo Suárez, el reportero Álvaro en ‘Periodistas’, el malo Bernardo en ‘Herederos’, ser ‘Hamlet’, o ‘Don Juan Tenorio’ o registros tan dispares como los mostrados en ‘La Señora’ ‘Médico de Familia’, ‘Gitano’, ‘Hotel Tívoli’, ‘Todos los hombres son iguales’, ‘Pasos’ o ‘Motivos personales’, fue guardameta, portero en el Real Valladolid, y el ‘Héroe de Mérida’ aunque ya tuviera esa misma mirada de actor.

Razón: Santiago Hidalgo Chacel publica periódicamente en el diario El Norte de Castilla un artículo de opinión de temática deportiva. Algunos de esos artículos junto con otros inéditos serán publicados mensualmente en Vuélcate en su columna Sin perder el norte.
Temática: Ginés García Millán fue jugador del Valladolid Promesas antes de que su otra afición terminara por imponerse. Ganó el arte.
PAS: Santiago Hidalgo Chacel. Gerente de la Fundación UEMC.
Especialización: Periodismo deportivo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!

  Acepto la política de privacidad

Please enter your name here