Constelaciones familiares II: la culpa es de la víctima y por qué no, de su madre. Un dragón en el garaje

0

Si el mes pasado metíamos el pie en las turbias aguas de las constelaciones familiares, esta vez toca zambullirse de lleno. El concepto ha quedado expuesto en el anterior artículo y su resumen es que las constelaciones familiares son un timo qué culpa a tus antepasados de tus enfermedades y dolencias. Esta actitud de culpar a la víctima de su propia enfermedad no es ajena a las prácticas pseudocientíficas que, llenas de datos falsos y faltas de evidencia, recurren a cualquier estratagema que permita vender sus productos o terapias como algo que funciona.

Culpar a la abuela de la migraña ya está muy visto. Y cuando ya no te quedan escrúpulos en el cuerpo supongo que afirmar que tu infertilidad se debe a que una antepasada tuya trató de abortar (sin éxito, en alguna ocasión al menos) está a la orden del día.

No creo que sea la única que al descubrir que existe esta atrocidad se haya preguntado: ¿A quién se le ha ocurrido esta locura? Para conocer al creador de semejante majadería vamos a ver algunos datos.

El creador

La mente (no demasiado) pensante que creó la terapia de las constelaciones familiares fue Bert Hellinger, teólogo y espiritualista alemán. Las juventudes Hitlerianas trataron de reclutarle en su juventud sin éxito; sin embargo, años más tarde escribiría un controvertido poema en el que pedía a la gente que comprendiese los actos de Hitler y se pusiese en su lugar. Supongo que en esta línea de pensamiento no le pareció algo despreciable justificar el abuso infantil y el incesto.

Uno de los mitos sobre las terapias pseudocientíficas es que sus creadores no tienen una educación superior. Esto no es cierto, al igual que una educación superior no asegura que no vayas a creerte toda esta sarta de tonterías. En el caso de Hellinger, pasó por varias universidades donde estudió teología, filosofía y pedagogía. A principios de los años 70 realizó un curso de psicoanálisis y completó su formación en el Instituto de Múnich de formación psicoanalítica. Tras fundar esta especie de secta que son las constelaciones familiares, en febrero del 2003 fue desautorizado por la DGSF alemana, la sociedad de terapia sistémica, asesoramiento y terapia familiar. ¿Adivináis por qué? Por su enfoque, hipótesis y métodos carentes de cualquier validez científica.

Por supuesto, una desautorización por motivos de falta de evidencia nunca parará a un farsante, hasta le dará más fuerzas y hará que sus seguidores digan que todo es una conspiración.

Aberraciones y justificaciones de una mente perturbada

Las constelaciones familiares, que en alemán se llama: Familienaufstellung. No son solo una peligrosa secta que puede hacer que las personas desesperadas se aparten de la terapia médica para tratar de curarse mediante unas sesiones de falsa terapia.

Incesto, abuso infantil y la homosexualidad como un problema, éstas son solo algunas perlas que nos ha dejado el creador de esta corriente pseudocientífica.

Por lo visto, en las constelaciones familiares, o al menos según su creador, si el perpetrador de un abuso infantil es el padre se le debe cuidar y no condenarle porque eso podría provocar conflictos familiares o agravar los existentes. No creo que haga falta comentar nada más sobre la repulsión que produce esto a cualquier persona. ¿Por qué terminar aquí? Supongo que, ya que le parecía adecuado justificar el incesto y el abuso, también le pareció bien llamarlo un amor que ha salido mal y culpar de esa desviación a la madre del niño que ha sufrido el abuso.

No es la única vez que nos encontramos, cómo no, conque las mujeres somos las culpables de todos los males del mundo hasta de los nuestros propios. Perdida la decencia y la mente, Hellinger también afirmaba que “la víctima de un cáncer de mama puede morir secretamente por un conflicto inconsciente con su madre». Tampoco creo que haga falta añadir nada más.

Como si un bingo de aberraciones y repulsiones se tratase, seguimos para bingo con el concepto de homosexualidad de este farsante, quien opinaba, además de considerar la homosexualidad como una enfermedad por lo visto comparable al cáncer, lo siguiente: «La homosexualidad puede resultar porque un niño asume de manera inconsciente los sentimientos de una tía o una tía-abuela fallecidas cuando no hay descendencia femenina en la línea descendente familiar». Y se quedó tan ancho.

¿Creéis que esto no puede ir a peor? ¿Pensáis que el incesto, la opinión sobre el cáncer de mama y tratar la homosexualidad como una desviación ya son suficientemente terribles? Esperad un poquito más.

Sin duda, yo me quedo con las palabras que considero más horrendas: «Violación o incesto crea una relación; el perpetrador debe recibir un «debido respeto» antes de que la víctima pueda establecer relación con otro alguien». Y después de haber ido a vomitar, concluimos.

Vergüenza y asco

Estos son los únicos sentimientos que me producen falsas terapias como las constelaciones familiares que no contentos con su falta de evidencia, sus creadores avalan los peores comportamientos de los humanos.

Cualquier falsa terapia es peligrosa porque puede llevar a la muerte. ¿Quieres curarte un catarro con constelaciones familiares? Adelante, te va a durar lo mismo que sin ellas. Pero una mujer con cáncer de mama que abandona la quimioterapia o el tratamiento médico para entrar a una secta donde le dicen que ese cáncer es porque quiere morir debido a problemas con su madre, eso es simplemente amoral y debería ser ilegal.

Twitter: @Mariaesp19
Instagram: mariaespinosa.19
Blog: Espantapájaros

Razón: La ex alumna de la UEMC María Espinosa escribe una columna sobre ciencia y divulgación llamada Un dragón en el garaje, haciendo alusión a la metáfora más famosa de Carl Sagan. En la columna se tratan temas científicos y divulgativos de una forma sencilla y amena.
Temática: En esta segunda parte sobre las constelaciones familiares descubrimos la repugnante forma de pensar de su creador quien, entre otras cosas, justifica la violación, el abuso de menores y le echa la culpa del cáncer de mama a las relaciones con tu madre.
Antiguo alumno: María Espinosa Lorenzo.
Especialización: Grado en Periodismo en la UEMC. Trabajo Fin de Grado: Periodismo científico y homeopatía en la prensa digital generalista española. Especializada en Ciencia y divulgación.
Profesor responsable: Rosa María Arráez Betancort (Dpto. de Ciencias Sociales).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here