Jordania, mucho más que Petra

0
El Tesoro de Petra visto desde un mirador
El Tesoro de Petra visto desde un mirador

Petra, la ciudad que fue el símbolo de toda una civilización, la de los nabateos, hoy en día es el icono de todo un país y el sueño de muchos viajeros. Son pocos los lugares capaces de dejar a la gente sin palabras y el Tesoro de Petra lo consigue. Si llegas a primera hora del día, solo, oirás los suspiros de asombro de los visitantes según se van acercando. Y es que este lugar tiene una magia única, tiene ese poder de hacerte sentir pequeñito y de que te olvides de todo durante unos segundos. Al fin y al cabo es una de las nuevas siete maravillas del mundo moderno y ese galardón no se lo otorgan a cualquiera.

Por desgracia, la sombra de Petra es alargada y es capaz de eclipsar a los innumerables tesoros que guarda este país. Muchos de los turistas que visitan Jordania lo hacen de manera fugaz para ver Petra y poco más. Algunos vienen de crucero por el Mediterráneo y otros del vecino Israel, dejando pasar la oportunidad de descubrir un país increíble.

Jordania es mucho más que Petra y al país le sobran motivos para recorrerlo durante una semana, diez días o incluso más. Además de ir a Petra, puedes visitar uno de los desiertos más fotogénicos (y cinematográficos) del mundo y seguir los pasos del británico Lawrence de Arabia, sumergirte en uno de los mejores puntos de buceo a nivel mundial, visitar una de las ciudades romanas mejor conservadas del mundo, caminar por castillos que fueron testigos de las guerras entre los cruzados y las tropas de Saladino, flotar en las aguas del mar Muerto, saborear una gastronomía deliciosa, vivir el vibrante caos organizado de una capital árabe, disfrutar de la hospitalidad de sus gentes y todo esto teniendo la tranquilidad de estar en un país seguro, al contrario de lo que muchos piensan.

A continuación os voy a descubrir todos estos tesoros jordanos, para demostraros que Jordania es mucho más que Petra.

Petra

Vale, empiezo haciendo trampas y hablando sobre Petra, pero hay un motivo. Al igual que digo que Jordania es mucho más que Petra, también afirmo que Petra es mucho más que la famosa fachada del Tesoro. El Siq, el camino que discurre entre enormes paredes de roca hasta el Tesoro, es en sí una autentica delicia para los sentidos. El Gran Teatro, esculpido en la montaña, te hace recapacitar sobre las obras que era capaz de realizar esta civilización. Las Tumbas Reales te dejan fascinado ante la grandiosidad de las edificaciones nabateas y de la habilidad de sus artesanos. El Altar de los sacrificios te permite tener una panorámica de toda la zona mientras disfrutas de uno de los mejores atardeceres del país. El Monasterio y el interminable camino de escaleras que te lleva a él te consigue sorprender una vez más, por si tenías dudas de porqué Petra es un lugar tan increíble. La lista continuaría, pero mejor seguimos hablando de otros puntos de interés del país.

Wadi Rum

El increíble desierto rojo de Jordania es uno de los lugares más impresionantes del país y uno de los desiertos más bellos del mundo. Fue testigo de las aventuras de Lawrence de Arabia y ahora espera tranquilo a todos los turistas deseosos de vivir la suya. Se puede hacer senderismo por la zona (siempre acompañado por un guía local), visitar lugares por los que pasó el insigne británico, dormir en un campamento beduino o incluso ver el desierto a vista de pájaro desde un globo.

Aqaba y el mar Rojo

Uno de los grandes tesoros que tiene este país está en sus costas, más concretamente en sus fondos marinos. El mar Rojo es uno de los mejores lugares del mundo para bucear. Jordania con apenas 25 kilómetros de litoral, cuenta unos buen número de puntos de inmersión que harán las delicias tanto de expertos, como de principiantes en este deporte. Un fondo lleno de corales de mil y una formas, bancos de peces de colores y otras muchas sorpresas como pecios, tanques o incluso aviones hundidos. Si te da cierta aprensión eso de respirar con una bombona a varios metros de profundidad, también puedes practicar snorkel y disfrutar de muchas de estas maravillas.

Mar Muerto

Flotando en el mar Muerto
Flotando en el mar Muerto

Seguro que en algún momento has oído hablar de este lugar. Con una concentración salina extremadamente alta, este lago (no, no es un mar) impide que te hundas en sus aguas aunque quieras. La sensación es muy extraña y aunque solo sea para vivir la experiencia y disfrutar de las propiedades terapéuticas que tiene para la piel su lodo, merece la pena ir a este lugar. Además, así te puedes hacer la típica foto leyendo un libro mientras flotas en el agua.

Jerash

Esta antigua ciudad romana formó parte de la Decápolis, nombre que adoptaron las grandes ciudades romanas comerciales de la zona de Jordania, Siria, Israel y Palestina en el siglo I a.C. Una ciudad próspera, con gran poder e influencia, de la que se conservan dos teatros, varios templos y arcos del triunfo, un foro y una calle columnada que es una auténtica maravilla. De hecho, Jerash se considera la ciudad romana en ruinas mejor conservada del mundo a excepción de la propia Roma.

Quizás uno no espere encontrar vestigios romanos de tal relevancia en un país árabe como lo es Jordania, pero lo cierto es que el Imperio romano realizó grandes obras en países como Siria, Tunez o Jordania.

Castillo de Ajlun

En la época de Saladino, allá por el siglo XII, se erigió este castillo para dominar las rutas comerciales del valle del Jordan, proteger las minas de la zona y defender el reino de las incursiones de los cruzados. Puede que no sea tan impresionante como otros castillos del país, como el castillo de Karak, pero el hecho de poder visitarlo casi en completa soledad hace que la experiencia se mucho más gratificante. Además, se encuentra relativamente cerca de Jerash, por lo que sería imperdonable no acercarse a este lugar tras una visita a la antigua ciudad romana.

Amman

La capital, la gran urbe del país, construida sobre siete colinas ofrece un punto de partida perfecto para comenzar una aventura por Jordania. Aunque muchos viajeros apenas dedican tiempo a la ciudad, merece la pena pasear por sus calles y tener un primer contacto con la cultura jordana mientras se visitan lugares tan emblemáticos como la Ciudadela de Ammán, la Mezquita del Rey Abdalá I o el impresionante Teatro Romano. Por cierto, aunque no sea un monumento en sí mismo, no te puedes ir de la ciudad sin probar un knafeh (postre típico de origen palestino de queso, kadaif, mantequilla y pistacho) en la pastelería más conocida de la ciudad, Habibah.

Umm ar-Rasas

Escenas de caza y pesca en los mosaicos de Umm ar-Rasas, Jordania
Escenas de caza y pesca en los mosaicos de Umm ar-Rasas, Jordania

El yacimiento arqueológico de Umm ar-Rasas contiene ruinas de las civilizaciones romana, bizantina y proto-musulmana, pero lo que más destaca de este lugar son los magníficos mosaicos que cubren el suelo de las ruinas de dos iglesias bizantinas del siglo VI. En uno de ellos se representan escenas de pesca y caza, mientras que en el segundo aparecen ciudades destacadas de la zona como Filadelfia (Amman), Madaba, Charac Moaba (Al-Karak) o Jerusalén. Una vez más este lugar se visita con pocos turistas alrededor. De hecho, en mi caso, solo vimos a un par de chavales jugando entre las ruinas como si se tratase de su patio de recreo y a una pareja de franceses. Y sí, aunque no lo parezca, este yacimiento arqueológico es Patrimonio de la Humanidad de la Unesco.

Castillo de Al-Karak

Uno de los castillos jordanos más famosos, sino el que más, es el castillo de Al-Karak. Fue un castillo cruzado que se mantuvo inexpugnable durante un largo tiempo, pero que finalmente cayó en las manos de Saladino tras un largo asedio. Para los más cinéfilos, en este castillo se escenifica en la película “El reino de los cielos” de Ridley Scott.

Datos históricos y referencias cinematográficas aparte, este castillo es el más imponente de todos los que puedes visitar en Jordania. Con unas dimensiones considerables y un estado de conservación aceptable, resulta interesante caminar por su salas, pasadizos y asomarse a sus miradores.

Castillo de Shobak

Otro castillo más que fue testigo de las guerras contra los cruzados. En este caso, fue construido en el año 1.115 y no fue hasta el año 1.189 cuando las tropas de Saladino lo conquistaron. A diferencia del castillo de Ajlun o Al-Karak, el estado de éste no se encuentra en grandes condiciones y no existen carteles informativos para orientarte de lo que ves durante la visita. Sin embargo, una vez más, la práctica ausencia de turistas hace que el lugar tenga un gran encanto.

Wadi Mujib

Inicio del recorrido de barranquismo por Wadi Mujib
Inicio del recorrido de barranquismo por Wadi Mujib

¿Un lugar para hacer barranquismo en Jordania? Sí, existe y es una experiencia más que recomendable si eres de los que le gusta incluir algo de aventura en tus viajes. Existen varias rutas que se pueden hacer por la zona, cada una con una dificultad y características diferentes. La más famosa de todas es el Siq Trail, una ruta de ida y vuelta que discurre por un estrecho cañón por el que vas remontado el río Mujib hasta llegar a una cascada de varios metros de altura que te impide seguir adelante. Se puede hacer por tu cuenta, aunque hay que pagar una entrada para acceder al recinto. Pese a todo, hay que tener cuidado en ciertos puntos y, dependiendo de la cantidad de agua que lleve el río, será más o menos exigente físicamente.

Monte Nebo

El Monte Nebo de Jordania
El Monte Nebo de Jordania

Se dice que fue desde este lugar donde Moisés diviso la Tierra Prometida a la que dirigió a los israelitas desde Egipto. Es un lugar con una carga religiosa enorme, pero también con unas buenas vistas de la zona.

Otros lugares

La lista no termina aquí, también hay lugares como Madaba, y el famoso mapa del mosaico de la Iglesia de San Jorge; o Betania, un lugar en la frontera con Israel en el que se dice que Jesús fue bautizado; o los castillos del desierto, pequeñas fortalezas construidas por los omeya entre los siglos VI y VII; o incluso la Reserva de la Biosfera de Dana, la reserva natural más grande de Jordania y un auténtico remanso de paz.

Como veis las posibilidades que ofrece este país son enormes, y es que Jordania es mucho más que Petra.

Si os han entrado ganas de visitar este país, tenéis mucha más información en ésta y otras entradas publicadas en el blog.

Blog: Notas de un viajero
Facebook @Notasdeunviajero
Twitter @notasde1viajero
Instagram Notasdeunviajero

Razón: Alberto Hernáiz González publica en su blog Notas de un viajero, guías y crónicas de los viajes que realiza alrededor del mundo. En Vuélcate, publicará sobre los destinos más atractivos para inspirarte en tus futuros viajes.
Temática: lugares de interés de Jordania además de la afamada ciudad de Petra.
PAS: Alberto Hernáiz González. Administrador de la plataforma e-learning Open Campus UEMC.
Especialización: Cronista y fotógrafo de viajes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here