Inicio Literatura

Literatura

Tus pensamientos e inquietudes en palabras escritas. Literatura para todos

Sálvame… de mí mismo. Capítulo 11: Trayecto hasta el hotel

Llegaron a París al amanecer, él estaba dormido en el asiento con el brazo bueno protegiendo la herida. Ella se había puesto las gafas de sol, pero se notaba que estaba muy preocupada por él. De repente, sonó el móvil. Eran los de la furgoneta que iban a su encuentro. Les mandó la ubicación del hotel más cercano. Allí...

Sálvame… de mí mismo. Capítulo 10: Mensaje de ayuda

Seguía corriendo tapándose la herida de bala que sangraba con la mano cuando a punto de llegar al coche empezó a zigzaguear, Ángela se volvió a levantar, pero Crystal, con un signo de la mano, le dijo que se parara. De repente, le fallaron como las piernas, siguió intentando correr, pero cayó en seco por la pérdida de sangre....

Sálvame… de mí mismo. Capítulo 9: Imprevisto en el Puy du fou

Ya eran las tres de la tarde cuando pararon en el Puy Du fou. Crystal escribió a la pareja de la furgoneta que iba a por las provisiones y toda la munición porque, seguramente, se quedarían esta noche allí. Se verían a la mañana siguiente en París. A los pocos minutos recibieron el okay de la pareja; salieron...

Sálvame… de mí mismo. Capítulo 8: Si no estuvieras conmigo…

Eran ya las ocho de la mañana cuando se abrieron las cortinas. La cama ya estaba totalmente recogida, las marcas de champán en la alfombra habían desaparecido y la dulce pareja estaba lista para su partida. Crystal cogió la bolsa seguido por Angela que iba pocos pasos por detrás. Antes de cerrar la puerta de la habitación ella le...

Sálvame… de mí mismo. Capítulo 7: Qué deseas

Eran las tres de la mañana cuando él se levantó. Tenía los ojos inmersos en lágrimas. Se quedó sentado al borde de la cama, las manos sujetándole la cabeza. No tardó mucho en hacer que ella se levantara. - ¿Qué te ocurre? - Nada - ¿No me lo vas a contar? - No - Vale, respóndeme a esto que me...

Sálvame… de mí mismo. Capítulo 6: Todo en marcha

La furgoneta se fue a gran velocidad por la autovía dirección Francia. Por fin solos pareció pensar ella que se abalanzó sobre él. Volvieron a quedarse en el suelo tumbados, ella encima de él. Empezó a besarle el cuello, él empezó a reírse y a hacerle cosquillas. Ella pegó un salto para librarse de sus manos. Se puso él...

Sálvame… de mí mismo. Capítulo 5: Ap-7 Dirección Francia

Ya había amanecido cuando salieron de la habitación. Parecía que había ido bien, salían bastante contentos, con una sonrisa dibujada en la cara. Salieron los cuatro juntos, bajaron a su habitación a coger la bolsa, se reencontraron en la puerta del hotel y subieron al coche. La furgoneta salió primero, detrás el coche. Iban a toda mecha, a 180 km/h....

Sálvame… de mí mismo. Capítulo 4: Encuentro inesperado

Ya había comenzado a caer el sol y a iluminarse el cielo con las estrellas. Se levantaron de debajo del árbol, se quitaron el polvo que tenían de tanto rodar por la tierra y se subieron al coche. Salieron de aquel descampado y se dirigieron a la carretera. Antes de llegar a la carretera echaron una última sonrisa a...

Sálvame… de mí mismo. Capítulo 3: El descampado

Ya era por la mañana cuando se abrió la cortina. Serían las 8 o 9 de la mañana. Se levantó primero ella, observó a su pareja y sonrió, aunque pude observar una pequeña lágrima en su ojo derecho. Seguramente fuese por el mensaje de anoche, no lo sé. Una hora más tarde, más o menos, se levantó él, tenía...

Sálvame… de mí mismo. Capítulo 2: Bela noche

Llegaron, al caer la noche, a un motel de poca monta, a pocos metros de un restaurante con una estrella casi despejada. Parecía que se llamaba "Bela noche", aunque no se conseguía ver bien por fallos en el letrero luminoso. Aparcaron a pocos metros de la carretera. El ruido de los coches seguía oyéndose a lo lejos. Entraron al motel,...

Últimas entradas

LA MIRADA DE ROESOR: Paseando por Salamanca

La Mirada de ROESOR viaja hasta Salamanca para presentarnos las vistas desde lo alto de la Universidad Pontificia, fundada en 1940, y las esculturas...